Contra los dolores del cáncer

En algunos de los 348,000 casos de cáncer de próstata o mamario que se diagnostican cada año en Estados Unidos, el mal acaba por invadir los huesos y causa un intenso dolor. Las primeras opciones de tratamiento son la quimioterapia y la radioterapia.

Si no dan resultado, se pueden administrar analgésicos narcóticos, que a menudo aturden al paciente. El verano pasado, sin embargo, surgió una nueva alternativa: una droga no sedante que en Estados Unidos lleva el nombre comercial de Metastron. Una sola inyección basta para eliminar el dolor de huesos por un periodo de hasta seis meses.

Contra los dolores del cáncer

El Metastron es una solución de estroncio radiactivo. Una vez inyectado en el torrente sanguíneo, viaja hasta las capas exteriores de hueso donde se concentran los canceres de próstata y mamario al extenderse. Una vez alii, el fármaco irradia las células cancerosas y mitiga el dolor. Como los pacientes no se aletargan, pueden llevar a cabo sus actividades normales.

El doctor Ralph Robinson ha estudiado los efectos del Metastron en más de 600 pacientes, y asegura que el medicamento da alivio aproximadamente a 80 por ciento de ellos. En algunos casos, el dolor desaparece por completo.